SEMANA ECONOMICA.COM

China: El dragón inflado

Cuando China acelera, el mundo se preocupa. No es para menos: un acelerado crecimiento económico chino implica una mayor demanda por materias primas y un encarecimiento de la mano de obra local. Con eso, se disparan los precios de todos los productos, incluídos los de exportación. De hecho, según Bloomberg, hasta Santa Claus estaría preocupado por el precio de los juguetes para esta Navidad. Es más, se vuelve a poner en debate el eventual desplome de la economía china y sus consecuencias mundiales. En el artículo de portada de la reciente edición de Semana Económica (SE 1279) se analiza cómo está la economía de ese país y cómo funciona su relación con el Perú. Aquí dos ideas fuertes: la demanda china por minerales y el incremento del consumo interno han beneficiado al Perú y lo seguirían haciendo si es que se mantienen las condiciones políticas y económicas actuales.

Por un lado, el elevado precio de los metales generado por la demanda china ha sido, si no el principal, uno de los mayores impulsores del elevado crecimiento económico del Perú. Por otro lado, en lo que va del año, China ha sobrepasado a Estados Unidos como principal destino de las exportaciones peruanas. Ya era hora, podrían decir todos aquellos empresarios que ven en China las mejores oportunidades de negocio para los próximos cinco años. ¿Por qué cinco años? Pues porque China ya tiene señalado el derrotero de aquí al 2015 con su 12º Plan Quinquenal. Entre las prioridades del gobierno chino está controlar la inflación, invertir en energía y extender el porcentaje de la población que tiene poder adquisitivo y que hoy figura en alrededor del 25%. Es claro que estas políticas derivarán en una aún mayor demanda de alimentos, vestimenta e incluso productos más sofisticados, como vino y café. Además, China seguirá siendo un gran demandante de materias primas y fuentes de energía. Es decir, no sólo hay oportunidades de comercio, sino también de inversión directa. Y los chinos sí que saben invertir: tienen ingenieros por millones, literalmente.

China es, pues, muy importante para el Perú.  Sin embargo, ¿lo es el Perú para China? Definitivamente, no. Sería iluso pensar lo contrario. Sería iluso, también, asumir que la reacción de los inversionistas chinos frente a los anuncios de cambios en las reglas será pasiva. De hecho, frente a eventuales cambios en los impuestos del sector minero o una revisión del TLC –que el Perú pidió firmar con China y no al revés–, queda claro que el Perú será fácilmente reemplazado por Chile o Brasil.

China tiene un plan quinquenal a todas luces beneficioso para los países de este lado del planeta. Que el Perú sepa aprovecharlo o no, dependerá solamente de las políticas del gobierno en ciernes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: